E.g., 08/09/2022
E.g., 08/09/2022
Con el relanzamiento del Programa de Menores Centroamericanos, el gobierno de los EE. UU. tiene oportunidades importantes para mejorar la protección infantil y la reunificación familiar
 
Press Release
Thursday, December 16, 2021

Con el relanzamiento del Programa de Menores Centroamericanos, el gobierno de los EE. UU. tiene oportunidades importantes para mejorar la protección infantil y la reunificación familiar

WASHINGTON — El gobierno de Biden anunció en marzo que reiniciaría el Programa de Menores Centroamericanos (CAM por sus siglas en inglés), permitiendo que ciertos niños que viven en condiciones peligrosas en El Salvador, Guatemala y Honduras ingresen legalmente a los Estados Unidos si ya tienen un padre o tutor legal calificado en el país. Creado bajo la administración de Obama y terminado bajo la administración de Trump, el programa fue diseñado para reducir la cantidad de viajes riesgosos de niños no acompañados a los Estados Unidos, al ofrecer una alternativa segura y ordenada.

Un nuevo informe de la Iniciativa de Servicios Humanos del Migration Policy Institute (MPI), El relanzamiento del Programa de Menores Centroamericanos: Oportunidades para realzar la protección infantil y la reunificación familiar, examina la experiencia y los desafíos de la versión original y los cambios en el nuevo programa. También ofrece recomendaciones para seguir mejorando la protección infantil, la accesibilidad y la reunificación familiar.

El programa CAM original que comenzó en 2014 permitió que aproximadamente 4,600 niños y parientes calificados ingresaran a los Estados Unidos, una fracción de los niños centroamericanos que buscan reunificarse con un padre en los Estados Unidos. Las estrictas reglas de elegibilidad del programa, el complejo proceso de solicitud y los recursos limitados hicieron que algunos solicitantes esperaran más de 400 días para llegar a los Estados Unidos. Y el 86 por ciento de los padres que calificaron bajo el programa original eran salvadoreños, lo que sugiere que el programa funcionó principalmente para los nacionales de ese país.

Los solicitantes bajo el programa original debían tener un padre en los Estados Unidos con una tarjeta verde, estado de protección temporal u otro permiso de permanencia temporal o deportación diferida. La nueva versión amplía la elegibilidad a los padres y tutores legales que tenían una solicitud de asilo pendiente o una petición de visa U antes del 15 de mayo de 2021. Los autores del informe señalan que no hay datos disponibles que estimen el tamaño de esta nueva población elegible y sugieren que el gobierno debe considerar la creación de objetivos para la cantidad de niños que busca admitir a través del programa CAM y ampliar la elegibilidad si no se cumplen esos niveles.

Para fortalecer el programa, el informe sugiere que el gobierno federal considere buscar asignaciones dedicadas para el programa, abordar los atascos en el proceso de solicitud para acelerar la revisión de los reclamos y trabajar con socios locales para abordar las preocupaciones de seguridad de los niños que esperan las determinaciones de sus casos.

Los autores señalan que de los casos que recibieron una decisión final bajo el programa original, al 70 por ciento se les otorgó un permiso humanitario de permanencia temporal (un estado temporal que no proporciona un camino hacia la residencia legal permanente) y al 29 por ciento se les otorgó el estatus de refugiado, lo que sí conduce a una condición legal permanente de residencia. Dado que las personas con el permiso humanitario de permanencia temporal no tienen derecho a los mismos beneficios y servicios que los refugiados y también tienen que pagar por adelantado los exámenes médicos previos a la salida y los gastos de viaje, el informe recomienda mejorar los apoyos para estos niños. También recomienda mejorar el acceso al idioma, ya que la mayor parte de la información del programa original se ofreció solo en inglés en los tres países.

“Incluso si el programa crece significativamente, es probable que represente una solución para una parte muy limitada de menores que de otra manera llegarían no acompañados a la frontera de Estados Unidos, pero aun así puede desempeñar un papel fundamental en la promoción de la reunificación familiar y la reducción de los peligros que enfrentan estos menores,” concluyen los autores del informe, Mark Greenberg, Stephanie Heredia, Kira Monin, Celia Reynolds y Essey Workie.

Lea el informe aquí: www.migrationpolicy.org/research/relanzamiento-programa-menores-centroamericanos.

Para ver donde los menores no acompañados han sido descargados a patrocinadores a lo largo de Estados Unidos, a nivel nacional y por estado, desde 2014 hasta el presente, visite esta herramienta de datos:  www.migrationpolicy.org/programs/data-hub/charts/unaccompanied-children-released-sponsors-state-and-county.

For the report in English, click here.

###

El Migration Policy Institute es un grupo de expertos independiente, no partidista y sin fines de lucro en Washington, D.C. dedicado al análisis del movimiento de personas en todo el mundo. MPI proporciona análisis, desarrollo y evaluación de políticas de migración y refugiados a nivel local, nacional e internacional.