E.g., 06/29/2022
E.g., 06/29/2022
Se requiere urgentemente un enfoque regional, integral y estratégico para atender la creciente migración del norte de Centroamérica
 
Press Release
Thursday, May 26, 2022

Se requiere urgentemente un enfoque regional, integral y estratégico para atender la creciente migración del norte de Centroamérica

El Grupo de Trabajo de Centro y Norteamérica sobre Migración, del cual el Migration Policy Institute (MPI) es socio, emitió recientemente recomendaciones importantes para subsanar las principales deficiencias de gobernanza y mejorar la coordinación de la respuesta, a menudo desarticulada, a la migración en la región. 

Las recomendaciones hacen hincapié en el reparto de responsabilidades a nivel regional y esbozan formas concretas de mejorar los mecanismos regionales, apoyar las estrategias de desarrollo y protección involucrando a la sociedad civil, así como ampliar las vías de trabajo y protección para las personas refugiadas y migrantes.

"Las crecientes presiones en las fronteras y los sistemas de asilo, la diversificación de los flujos migratorios y la naturaleza crecientemente hemisférica de la movilidad humana a lo largo del continente americano evidencian que las y los formuladores de políticas públicas deben diseñar un enfoque regional para gestionar la migración desde y a través del norte de Centroamérica,” dijo hoy el presidente de MPI, Andrew Selee, quien es miembro del Grupo de Trabajo. “Los límites de los enfoques unilaterales han quedado al descubierto. Estados Unidos, México y Canadá deben colaborar con los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras para diseñar soluciones que atiendan los factores que impulsan la migración, y para brindar legalidad a la creciente migración desde la región.”

La Cumbre de las Américas, que reunirá a los líderes políticos de todo el hemisferio en Los Ángeles del 6 al 10 de junio, y la Cumbre de Líderes de América del Norte, que México albergará, ofrecen plataformas para profundizar el diálogo sobre migración, añadió Selee.

Entre las 70 recomendaciones presentadas destacan las siguientes:

  • Se necesita urgentemente un enfoque global, estratégico y regional para abordar la migración del norte de Centroamérica. Ningún país puede hacer frente a las complejidades de los retos migratorios por sí solo. El Grupo de Trabajo recomienda la creación de un nuevo Consejo Norteamericano y Centroamericano sobre Migración con la plena participación de las comunidades de migrantes, las organizaciones de la sociedad civil, los pueblos indígenas, los donantes, las instituciones financieras y el sector privado. Basado en el modelo del Consejo Ártico, este nuevo consejo aportaría un nuevo enfoque para coordinar acciones concretas entre las numerosas instituciones de la región y ofrecería una nueva plataforma, tal y como han pedido muchos líderes, para comprometer a las principales partes interesadas de forma permanente, con el fin de abordar las causas profundas de la migración. 
  • Los gobiernos del norte de Centroamérica deben atender las causas políticas, económicas e institucionales de la migración. No hay soluciones rápidas para poner fin a los numerosos factores que impulsan la migración; es necesario un cambio político, institucional y económico fundamental. El Grupo de Trabajo exhorta a otros gobiernos de la región a que apoyen estos esfuerzos. 
  • Estados Unidos, Canadá y México deben aumentar las vías legales para que las personas centroamericanas puedan migrar, tanto a través de la migración laboral como de las vías de protección. Las personas centroamericanas están migrando a través de medios irregulares porque simplemente no hay suficientes vías legales para acomodar los flujos migratorios actuales de manera ordenada y predecible.
  • Todos los actores regionales—desde los gobiernos centroamericanos hasta los donantes, las ONG internacionales y las instituciones financieras—deben encontrar formas de apoyar la participación activa de la sociedad civil y las comunidades indígenas para abordar los factores que impulsan la migración, apoyar a las personas migrantes y repatriadas y abogar por cambios políticos sustanciales. Los actores de la sociedad civil están desempeñando un valioso papel humanitario en la región, pero están amenazados y carecen de recursos, al tiempo que tienen que llenar los vacíos prestando los servicios que los gobiernos no pueden o no quieren proporcionar.

La ex secretaria de Estado estadounidense Madeleine Albright, recientemente fallecida, fue copresidenta fundadora del Grupo de Trabajo junto con Lloyd Axworthy, presidente del Consejo Mundial para los Refugiados y la Migración y ex ministro de Asuntos Exteriores de Canadá; Mayu Brizuela de Ávila, ex ministra de Asuntos Exteriores de El Salvador; Julieta Castellanos, ex rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras; Laura Chinchilla, ex presidenta de Costa Rica; Silvia Giorguli Saucedo, presidenta de El Colegio de México; y el cardenal Álvaro Ramazzini, obispo de Huehuetenango, Guatemala. Los miembros del grupo de trabajo incluyen una amplia gama de instituciones de la sociedad civil, empresariales y académicas, con Andrew Selee y Doris Meissner de MPI como miembros.

Creado a través de una iniciativa del Consejo Mundial para los Refugiados y la Migración en colaboración con el Centro de Estudios México-Estados Unidos, El Colegio de México, el Migration Policy Institute (MPI) y el Diálogo Interamericano, con apoyo del Gobierno de Canadá, el Grupo de Trabajo emitió recomendaciones basadas en evidencia, que promueven el reparto de responsabilidades en toda América del Norte y Central en seis temas clave:

  • Protección humanitaria en la región, en especial para mujeres y niños, por ser quienes corren mayores riesgos.
  • Corresponsabilidad y cooperación para gestionar la migración, con énfasis en el mejoramiento de las estrategias regionales en la materia.
  • Marcos institucionales y consideraciones políticas nacionales, incluyendo elementos como el Estado de derecho, la gobernanza, la corrupción y la rendición de cuentas.
  • Inversión en el desarrollo a largo plazo, con miras a hacer frente a la violencia y las pandillas, la pobreza y la inequidad, así como a los efectos del cambio climático.
  • Fortalecimiento de las vías legales para la migración como alternativa a la migración irregular, incluyendo opciones como patrocinio privado, reunificación familiar y migración laboral.
  • Integración de refugiados y migrantes en los países de acogida.

* * *

El informe resumen con las recomendaciones clave del Grupo de Trabajo se encuentra disponible aquí.

Otros reports relacionados y sus recomendaciones sobre las asuntos previamente mencionados, se encuentran disponibles aquí.

El Grupo de Trabajo de Centro y Norteamérica sobre Migración es un foro sin vinculación gubernamental, integrado por académicos, líderes sociales y empresariales y ex responsables de la formulación de políticas, en diálogo con actuales funcionarios de gobierno, que se propone facilitar un mecanismo amplio de solución concertada entre los países implicados en la emergencia migratoria y del desplazamiento forzado en la región. Para obtener más información, haga clic aquí.

La participación de MPI en el Grupo de Trabajo representa solo una faceta de su trabajo en la región. Por medio de la Iniciativa para la gestión de la migración regional, MPI ha articulado un nuevo enfoque para gestionar la migración que gira en torno a cuatro pilares: sistemas de protección humanitaria efectivos, vías legales para poblaciones específicas, gestión de la migración profesionalizada e inversiones informadas en desarrollo y gobernanza en los países de origen, tránsito y recepción.