E.g., 10/22/2019
E.g., 10/22/2019

En medio de la gran transformación de los flujos migratorios entre EE. UU. Y México en la última década, el nuevo reporte de MPI y El Colegio de México traza una hoja de ruta para un nuevo enfoque en la política pública binacional

Press Release
Thursday, September 26, 2019

En medio de la gran transformación de los flujos migratorios entre EE. UU. Y México en la última década, el nuevo reporte de MPI y El Colegio de México traza una hoja de ruta para un nuevo enfoque en la política pública binacional

WASHINGTON — El corredor migratorio de EE. UU. Y México, el cuál es el más grande del mundo, ha atravesado por una gran transformación que ha sido infravalorada en la última década. En primer lugar, la inmigración ilegal de mexicanos ha disminuido drásticamente. Actualmente, la mayoría de los mexicanos que se mudan a los Estados Unidos lo hacen de manera legal, y cuentan con un mayor nivel de capital humano que en el pasado. Además, un número creciente de estadounidenses ahora radican en el sur de la frontera, a medida que la población mexicana en los Estados Unidos disminuye.

Sin embargo, aun cuando el panorama migratorio en la región ha evolucionado - con la migración centroamericana hacia los Estados Unidos siendo la característica más destacada y México convirtiéndose cada vez más en un país de destino para los migrantes - la política migratoria de ambos países no ha logrado mantenerse al ritmo de esta evolución, incluso cuando los desafíos que ambos países enfrentan son sorprendentemente similares.

Si bien el momento político actual podría no parecer adecuado para una cooperación real entre los dos gobiernos, considerando las profundas tensiones que existen debido a la intensificación de la aplicación de la ley migratoria y políticas de asilo de EE. UU y la reciente amenaza de aranceles a los productos mexicanos, es importante destacar que ambos países están convergiendo en los desafíos y las oportunidades que conlleva la migración. Por ende, este es un momento oportuno para visualizar un modelo diferente de política binacional que refleje la complementariedad real que existe entre los dos países, preparando así el escenario para una implementación futura.

Un nuevo reporte del Migration Policy Institute (MPI) y El Colegio de México (COLMEX), Invertir en el vecindario: cambios en los patrones de migración entre México y Estados Unidos y oportunidades para una cooperación sostenible, refleja el contenido de dos encuentros de un prestigioso grupo de estudio convocado por ambas instituciones para esbozar una hoja de ruta de política prospectiva. También ofrece una visión detallada y rica en datos sobre patrones migratorios y demográficos cambiantes.

“Los mapas mentales de los formuladores de políticas públicas y del público en general en ambos lados de la frontera de México-EE. UU. continúa siendo dominada por la percepción? de la migración irregular a gran escala de México a los Estados Unidos. No obstante, el contexto ha cambiado”, escriben los presidentes de MPI y COLMEX Andrew Selee y Silvia Giorguli con sus colegas Claudia Masferrer y Ariel Ruiz Soto. "Este cambio en el panorama migratorio exige un replanteamiento crítico de las suposiciones que han prevalecido durante mucho tiempo y debe generar nuevas oportunidades para la cooperación".

 Mientras los gobiernos de EE. UU. y México han realizado importantes avances en las políticas enfocadas en la aplicación de la ley para abordar la creciente migración centroamericana, y la administración Trump se ha enfocado en restringir/reducir acceso al asilo, el éxito duradero para reducir los flujos migratorios irregulares requiere que los dos países:

  • Reformen sus sistemas de asilo para garantizar un procesamiento justo, pero más rápido
  • Fortalezcan sus instituciones de inmigración, reestructurando la principal agencia de inmigración de México y actualizando la infraestructura y los recursos del gobierno de EE. UU. n la frontera
  • Introduzcan o expandan vías legales de empleo como alternativas a la inmigración ilegal
  • Trabajen de manera coordinada y con un enfoque regional para quebrantarlas grandes organizaciones de tráfico y trata de migrantes
  • Construyan una frontera verdaderamente del siglo XXI que facilite el tránsito legal de bienes y personas e impida la actividad ilícita a través de la gestión de fronteras compartidas

Ambos países también tienen interés, además, en apoyar el desarrollo de las economías, la gobernanza y la infraestructura institucional de los países de origen de los migrantes en Centroamérica y Venezuela. Por último, comparten el interés en garantizar la integración exitosa de los connacionales de ambos países, y de otros inmigrantes, en los lugares de trabajo, las aulas y la vida cívica.

"No hay forma de abordar eficazmente la migración mixta sin un enfoque regional," concluyen los autores. "Dado que México y Estados Unidos enfrentan el desafío de gestionar la migración mixta a gran escala desde Centroamérica y otros lugares, los encargados de formular políticas públicas estadounidenses serían prudentes en involucrar a México de maneras que sean mutuamente beneficiosas en lugar de tratar de imponer medidas unilaterales que socaven la cooperación, como ha sucedido en los últimos meses.”

Lea el informe aquí: www.migrationpolicy.org/research/migracion-mexico-estados-unidos-cooperacion-sostenible

Read the report in English here: www.migrationpolicy.org/research/mexico-us-migration-opportunities-sustainable-cooperation

###

El Instituto de Políticas Migratorias es un centro de estudios independiente, imparcial y sin fines de lucro con sede en Washington, D.C. especializado en el análisis de los movimientos de la poblacion en el mundo. MPI analiza, elabora y evalúa las políticas de migración y refugiados a nivel local, nacional e internacional. Para más información sobre MPI, visite www.migrationpolicy.org.